Demoliendo OVNIs en Bahía Blanca

El martes 5 de mayo el sitio web de La Brújula 24, uno de los medios más populares de la ciudad de Bahía Blanca, publicó un artículo con el título «Suben un video con el avistaje de un OVNI en Bahía«. En el mismo, se hace referencia a la aparición del siguiente video en YouTube.

Actualización del 10/05/2015: Aparentemente, luego de conocerse mi análisis del video, su autor ha decidido eliminarlo de YouTube.

Según la descripción del autor del video, grabado durante el anochecer del lunes 4 de mayo, lo que vemos son «anomalías variables que cambian de magnitud, realizando pulsos irregulares muy interesantes». De por sí, cuando lo vi, lo primero que pensé fue que se trataba de los destellos momentáneos que suelen producir ciertos satélites artificiales al reflejar la luz solar. En el caso de algunos satélites, como los Iridium, la ocurrencia de estos destellos puede ser calculada y predicha con suma exactitud, mientras que otros satélites producen destellos similares de manera totalmente fortuita, y por lo tanto, resulta imposible predecirlos.

La Brújula 24, sin investigar demasiado ni acudir a fuentes confiables, decidió consultar al impresentable Luis Burgos, quien desde hace décadas se autodefine como «ufólogo», y obviamente no dudó en descartar con absoluta seguridad que se tratara de un satélite. Incluso, demostrando lo poco fiable que resulta su análisis, se refirió a un «cambio de dirección» en el desplazamiento del satélite; en realidad no existe tal cambio, ya que el video muestra un objeto diferente a partir de los 2 minutos 58 segundos. De todas formas, dado que este segundo «OVNI» no muestra destellos ni ningún otro comportamiento que no pueda ser atribuido a un satélite, concentraré mi análisis en el objeto capturado durante los primeros tres minutos del video.

En los comentarios del público en el artículo de La Brújula 24, varias personas se refirieron a la posibilidad de que se tratara de un destello provocado por un satélite Iridium. Los paneles solares de estos satélites actúan como espejos perfectos, reflejando el 100% de la luz solar que incide sobre ellos, por lo que son capaces de provocar destellos muy intensos. Ante estos comentarios, el autor del video fue tajante, descartándolos como ridículos, e insistiendo en que era imposible que se tratara de un destello Iridium. Como prueba, mencionó haber comprobado que ninguno de estos destellos (que pueden ser predichos con antelación) aparecía en el sitio Heavens Above.

Sin dudas, Heavens Above es una herramienta fenomenal para quienes observamos frecuentemente el firmamento, que permite predecir el pasaje de miles de satélites y naves espaciales por encima de cualquier localidad en la Tierra, y de hecho el año pasado participé en la traducción del sitio web al castellano. Sin embargo, también es fundamental reconocer sus limitaciones: existe un importante número de satélites clasificados, cuyos parámetros orbitales obviamente no son publicados de manera oficial, y por lo tanto no figuran en su base de datos, o lo hacen con elementos orbitales extremadamente desactualizados.

A esto se suma un número todavía mayor de satélites inactivos, que ya han agotado su combustible y/o baterías, y por lo tanto ya no pueden realizar lo que en jerga astronáutica se denomina «control de actitud», es decir, usar propulsores y/o giróscopos para mantener su orientación en el espacio. La consecuencia es inmediata: estos satélites comienzan a rotar sobre sí mismos de manera irregular, y cuando la luz solar incide durante apenas algunos segundos sobre sus superficies en rotación, provoca destellos como los capturados en el video del supuesto OVNI.

Resumiendo: ni todos los destellos son provocados por satélites Iridium, ni la base de datos de Heavens Above incluye el 100% de los satélites lanzados al espacio.

Para investigar este caso en particular, intenté determinar la trayectoria del objeto en el firmamento con la mayor exactitud posible. Para eso, luego de analizar los primeros tres minutos del video, obtuve una captura de pantalla del mismo a los 2 minutos 8 segundos, cuando pueden observarse con claridad varias estrellas en el campo visual de la cámara.

A continuación, usé un software de edición de imágenes para remover el objeto de la captura de video, y subí el archivo al servicio de Astrometry.net. Se trata de una aplicación web que permite aportar una imagen de cualquier región del firmamento, y mediante algoritmos se encarga de identificarla, proveer datos de calibración astrométrica, e identificar los objetos conocidos que se encuentran en la imagen.

Análisis de una captura del video a los 2 minutos 8 segundos, usando el servicio Astrometry.net luego de remover al objeto de la imagen para evitar falsos positivos. La región del firmamento pertenece a la constelación Columba.
Análisis de una captura del video a los 2 minutos 8 segundos, usando el servicio Astrometry.net luego de remover al objeto de la imagen para evitar falsos positivos. La región del firmamento pertenece a la constelación Columba.

Analizando el video con la ayuda de los resultados obtenidos al subir la captura a Astrometry.net, queda claro que el objeto está atravesando la constelación Columba, pasando prácticamente «pegado» a la estrella Xi Columbae (HIP 28010) a las 19:20:53, y a la estrella Gamma Columbae (HIP 28199) a las 19:20:57, asumiendo que la hora sobreimpresa por el video sea la correcta.

Es en este punto donde se produjo la incertidumbre inicial, ya que Heavens-Above.com no muestra el paso de ningún satélite cuya orientación y dirección de movimiento coincidan con la del objeto observado en esa región del firmamento a esa hora. Si se usa un planetario digital como el programa Stellarium y se cargan las listas de satélites disponibles, tampoco puede observarse un objeto parecido. ¿No queda entonces otra opción que aceptar que se trataba de un OVNI?

Como mencioné anteriormente, varios países no dan a conocer los elementos orbitales de algunos de sus satélites. Estas misiones son clasificadas por tratarse en realidad de orbitadores de reconocimiento, es decir, satélites espías. Afortunadamente, los más experimentados observadores independientes de satélites a nivel mundial, que se agrupan desde hace años a través de una lista de correo llamada SeeSat-L, intentan llenar estas lagunas de información a partir de sus propias observaciones. Uno de ellos, Mike McCants, produce periódicamente una lista con los elementos orbitales actualizados para los satélites clasificados que esta comunidad global de observadores ha podido identificar, a pesar de la falta de datos oficiales.

Trayectoria en el firmamento predicha para el satélite Helios 1A a partir de los elementos orbitales generados por Mike McCants, y comparación con la trayectoria del objeto observada en el video. Créditos de la imagen: Ricardo J. Tohmé.
Trayectoria en el firmamento predicha para el satélite Helios 1A a partir de los elementos orbitales generados por Mike McCants, y comparación con la trayectoria del objeto observada en el video. Créditos de la imagen: Ricardo J. Tohmé.

Cargando los elementos orbitales provistos por McCants en una aplicación como Stellarium, claramente se puede ver que el satélite espía francés Helios 1A atraviesa la zona del firmamento mostrada en el video, con la misma orientación y dirección de movimiento mostrada por el objeto del video. Las únicas discrepancias son que el trayecto seguido por el Helios 1A parece estar aproximadamente 1º más alto sobre el horizonte que el objeto observado, y además hay unos 3 minutos de diferencia entre ambos. Al respecto, Russell Eberst, reconocido observador que trabaja en el Royal Observatory en Edimburgo, Escocia, y que fue el autor de la última observación en la que se basó McCants para generar los elementos orbitales del satélite, me dijo:

Los elementos para el Helios 1A fueron obtenidos el 12 de febrero, por lo que tienen unos 70 días de antigüedad. La desviación de apenas 3 minutos, sobre una predicción realizada hace 10 semanas, es evidencia de la capacidad magistral de Mike para producir elementos orbitales a partir de mi única observación, que realicé en esa fecha a las 06:29:49.49 (TU). Mi estimación de magnitud en ese momento muestra que el satélite estaba produciendo destellos intensa e irregularmente. ¡Creo que encontramos al culpable!
Representación artística del satélite espía francés Helios 1A en órbita terrestre. El Helios 1A fue lanzado en 1995 mediante un cohete Ariane. Su paso por los cielos de Bahía Blanca el lunes 4 de mayo de 2015 fue capturado en un video, que apareció en los medios locales presentado como un OVNI de origen desconocido. Créditos de la imagen: CNES/Mira Productions.
Representación artística del satélite espía francés Helios 1A en órbita terrestre. El Helios 1A fue lanzado en 1995 mediante un cohete Ariane. Su paso por los cielos de Bahía Blanca el lunes 4 de mayo de 2015 fue capturado en un video, que apareció en los medios locales presentado como un OVNI de origen desconocido. Créditos de la imagen: CNES/Mira Productions.

Realmente me alegra haber podido identificar este supuesto OVNI con un grado tan alto de certeza. La enseñanza del caso es que en lugar de asumir posiciones arbitrarias, y ver de manera automática conspiraciones que buscan ocultar verdades reveladas a unos pocos, simplemente hay que aprovechar las herramientas que tenemos a nuestro alcance para intentar comprender el mundo que nos rodea, en lugar de alimentar misterios que en la enorme mayoría de los casos terminan no siendo tales. Después de todo, como reza la navaja de Occam, «en igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la correcta».

De todas formas, como le comenté al autor del video, dudo mucho que La Brújula 24 o el resto de los medios que le están dando difusión al video le dediquen a este análisis un espacio similar al que se le dio al anuncio del supuesto OVNI. Lamentablemente, la necesidad de generar tráfico a toda costa es el criterio que predomina en buena parte del periodismo online.

Lo que sí me gustaría creer posible, es que el autor del video, luego de analizar la contundente evidencia incorporada a este post, incluyendo la opinión de expertos mundiales en el tema, decidirá editar el título y la descripción de su video en YouTube, a fin de evitar que se siga propagando información incorrecta.

Actualización (06/05/2015, 20:40)

Algunas veces, la repercusión de los contenidos que uno publica en Internet llega mucho más allá de lo esperado. En este caso, al ver mi análisis preliminar en la lista de correo SeeSat-L, el experto observador Mike McCants tuvo la deferencia de comunicarse en forma directa conmigo y comentarme que estaba trabajando en la generación de un nuevo set de elementos orbitales para el Helios 1A, a partir de la identificación inicial de las estrellas visibles en el video que yo había hecho:

Hola Ricardo,

He observado el video con mayor detenimiento y tengo la certeza de que estás en lo correcto.

Logré identificar algunas estrellas más, a las que el satélite les pasó cerca a las 19:18:58, 19:19:25, 19:19:36, y 19:20:40.

Aquí está el nuevo set de elementos orbitales que calculé:

Helios 1A
 1 23605U 95033A   15124.87137238 0.00002000  00000-0  20928-3 0    07
 2 23605  98.3150 123.9537 0011867  90.3336 269.6387 14.89643477    05
Con mucha alegría, termino de ingresar estos elementos orbitales en Stellarium, confirmando que la coincidencia del trayecto del satélite observado con la predicción de Mike es casi perfecta:

Trayectoria del satélite Helios 1A en el firmamento de Bahía Blanca, obtenida gracias a los nuevos TLE generados por Mike McCants. La misma coincide a la perfección con el trayecto observado en el video. Créditos de la imagen: Ricardo J. Tohmé.
Trayectoria del satélite Helios 1A en el firmamento de Bahía Blanca, obtenida gracias a los nuevos TLE generados por Mike McCants. La misma coincide prácticamente a la perfección con el trayecto observado en el video. Créditos de la imagen: Ricardo J. Tohmé.